Si lo necesitás, yo te ayudo – La enseñanza de La Tía Potota

La Tía Potota es una panadería del pueblo de Lezama en la Provincia de Buenos Aires, la cual   en el contexto de la pandemia se hizo conocida, primero en redes y luego en los medios, por un gran gesto solidario, en el mostrador de la panadería colocó un cartel que anunciaba:

“Si precisás o sabés de alguien que necesita pan y no lo puede comprar, ¡venís y te lo llevás gratis! ¡Es nuestra humilde colaboración para nuestro pueblo! De esta salimos todos juntos”.

En efecto, La Tía Potota, quien no fue la única empresa, pero sí de las primeras (y la que tenía un nombre muy original el cual me ayudó a graficar esta nota), que en esta emergencia global y pese a que estimo que también se le habrá hecho difícil la venta, regaló el fruto de su trabajo y eso, en contextos laborales normales, no es frecuente.

Este gesto solidario nos lleva a cuestionarnos sobre en qué situaciones o bajo qué circunstancias regalarías tu trabajo. Por ejemplo, podría ser porque representa un desafío, porque lo pide un amigo o un pariente, porque se siente mejor dar que recibir, o simplemente porque sentís verdaderas ganas de ayudar y ofrecer lo que sabés. En efecto, existe la satisfacción personal en el trabajo, en tu talento y en ofrecerlo a los demás.

Es por eso que desde mi lugar yo también decido ayudar y poner a disposición, de forma absolutamente desinteresada y gratuita, todo lo que sé.

Cualquier persona o pequeña empresa, en el lugar del mundo que se encuentre, que esté proyectando un nuevo emprendimiento por más pequeño que sea, y necesite ayuda en su comunicación, difusión, estrategias o presentaciones, o que precise una mirada externa, una opinión profesional, un consejo, una orientación o simplemente una palabra de aliento, mi correo estará disponible y abierto a cualquier consulta hasta que se termine la pandemia.

Estoy convencida de que todos podemos ayudar y que dar lo mejor de uno es la forma más digna de actuar que tenemos los seres humanos en los momentos difíciles y, además, por haber colaborado muchas veces en acciones solidarias, sé que estos gestos luego serán grandes historias que, después de años, toman una dimensión en tus recuerdos que no hubieras imaginado.

Mi mail es facil!: gimena@gmail.com

Estemos en contacto! Como dice Potota, de esta salimos todos juntos.

El único medio de luchar contra la peste es la honestidad, en mi caso, sé que no es más que hacer mi oficio.

A. Camus  – del libro La Peste –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú